Científicos del Conicet descubrieron que la jarilla revierte la calvicie

0

El arbusto típico de la provincia tiene propiedades curativas que sirven, entre otras cosas, para estimular el crecimiento del cabello. Luego de años de pruebas y estudios, los investigadores desarrollaron un producto con base en la planta que ahora se exporta a Europa.

Según un estudio de científicos del Conicet, este arbusto resinoso típico de las provincias andinas tiene propiedades antiinflamatorias que sirven para detener la alopecia y estimular el crecimiento del cabello.

La investigación comenzó doce años atrás con el objetivo de encontrar plantas con propiedades antitumorales, entre otras. Sin embargo, el conocimiento popular hizo que el interés de los científicos cambie de rumbo y así fue cómo surgió el hallazgo.

“En 2006 estábamos caracterizando varias plantas medicinales para hacer estudios farmacológicos”, explicó la doctora Claudia Anesini, investigadora del Instituto de Química y Metabolismo del Fármaco, dependiente del Conicet. Anesini dijo que para descubrir estas propiedades ocultas de la jarilla la clave fue escuchar a la gente local. “Tras escuchar anécdotas lugareñas sobre otros usos, comenzamos a estudiar sus propiedades antiinflamatorias y encontramos que servía para detener y revertir la caída del cabello”, contó la científica.

Tras esa primera aproximación, los investigadores sometieron el extracto de la jarilla a una serie de pruebas cuyos resultados dieron como fruto una seguidilla de publicaciones en revistas científicas. “Hicimos estudios in vitro y en modelos animales”, dijo Anesini, y explicó que incluso se realizaron “pruebas informales entre el personal del laboratorio”. “Finalmente, armamos un estudio controlado con 52 pacientes y determinamos la tasa de eficiencia. Tuvimos buenos resultados en el 84 % de los casos de personas afectadas por diversas clases de alopecias”, detalló la investigadora.

La alopecia es una de las enfermedades más expandidas alrededor del mundo. Según datos epidemiológicos, cerca de un tercio de los hombres de treinta años padece algún grado de calvicie y el porcentaje se eleva a la mitad cuando la edad ronda las cinco décadas. Las mujeres, aunque menor medida, se ven afectadas pòr esta realidad.

Si bien el problema suena como meramente estético, se trata de un tema con suficiente peso propio como para que ya existan al menos dos moléculas sintéticas en el mercado para tratar la calvicie. El producto desarrollado por el Conicet es un fitocosmético de origen natural que no causa efectos secundarios, por lo que puede ser utilizado por todas las personas.

Según los estudios publicados al respecto, los mejores resultados constataron una disminución de la caída del pelo en el grupo etario comprendido entre los 31 y los 45 años, cuando el tratamiento se emplea en la etapa inicial.

La primera versión del producto salió al mercado en 2012, en forma de loción. Luego se comenzó a fabricar shampoo y acondicionador. Ahora, en 2018, este invento con sello argentino se exportó por primera vez gracias al apoyo del Ministerio de Ciencia, que hizo el contacto con un laboratorio inglés.

Share.

About Author

Leave A Reply